Emilio López-Carrasco: Catalunya, ¿motor de la rebeldía cívica que necesita toda España?

Catalunya, ¿motor de la rebeldía cívica que necesita toda España?


Venimos asistiendo estos días a una concatenación de hechos cruciales; como sabemos todos, el gobierno de la Generalitat, presidido por nuestro colega de profesión, el periodista Carles Puigdemont, ha puesto el acelerador democrático para lograr poder celebrar un referéndum donde se vote si el pueblo catalán quiere la independencia respecto del Estado Español o si en cambio prefiere mantenerse en este estado de semi competencia va, competencia viene, y tiro de mayoría en el Congreso y tiro de dinosaurios en Senado, para seguir apuntalando una “democracia” que tanto cacarean los medios de desinformación generalistas, y que ni existe ni se le ha visto aparecer. Por supuesto, “todos somos iguales ante la ley” (me desternillo si no tuviera un juicio el próximo día 6 de octubre acusado de algo que no hice,  da más rabia cuando sabes que verdaderos mafiosos, pederastas, asesinos, ladrones, corruptos, etc…están libres y coleando el dinerito que han esquilmado al conjunto de españoles) en el país de las maravillas con nada más y nada menso que 250.000 aforados, que se dice pronto.

Numerosos juristas, abogados, intelectuales, profesores, civilistas, penalistas, jueces, periodistas, médicos, …y, en definitiva, profesionales, venimos -desde hace décadas- denunciando lo obvio: Esto no es una democracia ni nada que se le parezca, como digo, digan lo que cacareen los medios corruptos afines a la castuza irreverente -y tan corrupta como ellos- que lleva años alargando el franquismo, haciendo ya que este post franquismo sea irrespirable, insoportable, infumable e intolerable…

Hoy desayunábamos con más detenciones, más incautaciones de “papeletas”, y de material para la votación que con tanta higiene y urgencia democrática una gran parte del pueblo catalán pide. No pienso escribir eso tan mal dicho de “la inmensa mayoría”, porque he leído y escrito, devorando libros desde que dejaba mis dientes de leche al Ratoncito Pérez…Pero sí escribiré –porque lo viví en el medio año que residí en 2015 entre Barcelona y Badalona- que una mayoría de catalanes quiere. Por cierto, y a colación de esto, me escandalizan escuchar los patéticos comentarios cavernarios de los tertulianos pluriempleados y mercenarios de los lobbies más diversos, que comentan aquello de que “no todo el pueblo catalán quiere referéndum” pero omiten que los votos en las elecciones en España valen diferente en según qué provincia, o que las propias elecciones nacionales son una suerte de pucheros concatenados, o siquiera denuncian el semejante lapsus democrático al impedir que más de 1,2 millones de votos desde el extranjero pudieran ser compatibilizados en su integridad, o si cabe, olvidan comentar aquello de la separación de poderes, …y tantas irregularidades y fraudes de lesa democracia que persistentemente se vienen dando en esta España aún semi-feudal y tardo-franquista, siendo la guinda del pavo macabro que nadie critique a diario la asquerosa y antidemocrática Ley conocida como “Ley Mordaza” que pisotea de un plumazo media Constitución española, que por cierto, no es que necesite ser enmendada, es que necesita ser directamente renovada y cambiada, es decir, que necesitamos una nueva Constitución que realmente se cumpla y sea honesta para con las necesidades y salvaguardas de derechos de los ciudadanos de este país, que hace aguas, lo miremos por donde lo miremos. Aparte de que necesitamos recuperar las decenas de derechos esenciales que vilmente nos han robado, muchos gracias a esa infame Ley Mordaza que ya ha desplumado, afrentado y deshonrado a más de 200.000 ciudadanos honrados y abnegados, perfectamente podemos afirmar, directamente represaliados por esta dictadura de facto fétida y rancia.

He vivido exiliado en muchos países europeos, incluso en países de Oriente Medio, desde 2009, y otra vez me encuentro en desempleo sin prestaciones, y tengo que desayunarme con patatas cómo media profesión periodística está ahí “por puro enchufe”, es decir, la mayoría iletrada sin carrera que “colocan” como si de caballos de carreras aventajados fueran, los lobbies más diversos que pululan por el orbe patrio…Mamandurrias de la vida, los colegios profesionales protegen a sus colegiados y en todas las profesiones y carreras profesionales, salvo en periodismo, se exige titulación y colegiación o haber pasado unas oposiciones (en caso de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por ejemplo), que luego pueden ser más o menos limpias, como todos sabemos, es vox pópuli, en este maldito país si no tienes padrinos de uno u otro bando te la dan doblada, y vaya si te la endiñan, unos y otros pisotean la igualdad cacareada en esa Constitución cadáver del 78 y en esos estatutos de Autonomía, de esos grandes reinos de Taifas cuasi modernos, que solo sirven para elevar a la enésima potencia las desigualdades y las injusticias, y de paso, los controles de toda índole, y la gran burocracia que pergeña por los lares de este campo de desigualdades, injusticias, latrocinios, expolios, malversaciones, robos,…que se aún se llama España.

Pues bien, y volviendo al tema que quiero resaltar, estando donde estamos, como decía, he vivido en muchos países europeos (Reino Unido, Francia, Alemania y Chipre) y puedo afirmar con rotundidad que somos el país europeo –las cifras así lo avalan- con más manifestaciones, tal vez seamos el país con mayor número de manifestaciones del mundo. Me lo creo. Pero, ¿de qué sirven estas manifestaciones esporádicas, latentes, insurgentes en el calendario, y  desorganizadas? Hemos visto hasta ahora, mucho me temo, que de nada. Ni parchean, ni remachan ni “ná de ná”, como diría sabiamente un vecino del barrio en una de esas sempiternas trifulcas verbo- diarreicas que eternamente entablamos en los bares, rellanos de escalera o esquinas del barrio los españoles, y que quedan sin efecto alguno porque no las materializamos en una gran concentración general permanente e indefinida, que es lo que verdaderamente necesita el país. O llámenlo “huelga general indefinida”, o como quieran, pero está muy claro (no voy a escribir aquello que tanto mola a Rajoy y compis del impresentable PP, “meridianamente claro”, pues cada vez que lo escucho me salen sarpullidos y me aferro al diccionario como si de un rosario de paz fuere…) que ya no podemos seguir así…

El país de Europa, y tal vez del mundo, más corrupto, que detrás de Camboya sigue teniendo más “desaparecidos” (fueron vilmente asesinados y represaliados por una dictadura que aún late) enterrados en las cunetas, recuerden –en Honor a ellos- que se estiman sean más de 108.000, sin duda uno de los países europeos con mayor tasa de desempleo general (más del 17% en julio pasado), y juvenil (menores de 25 años) alcanzando en el pasado julio la escalofriante cifra de casi el 39%, con más de 100.000 dependientes muertos desde 2012 sin haber recibido ayuda alguna de Estado mientras se estima se han evaporado más de 50.000 millones en “ayudas” a la banca, o perdiendo en corrupción unos 90.000 millones d euros al año, y así una interminable lista de despropósitos ingentes que justifican el plante final que los ciudadanos deberíamos haber hecho hace mucho a este estado títere, recluido en las mazmorras del franquismo represor y gris.

Este país debe pues “coger al toro por los cuernos” –aquí sí vale el símil-, no en la brutalidad de las plazas donde, y verbi gratia una intolerable costumbre parece justificar una carnicería e inhumano maltrato animal, y tomar como pretexto el grave asunto del Referendum Catalán como excusa sin igual para salir todos unidos a las calles y exigir cambios, detenciones de corruptos, que nos devuelvan el dinero robado, que los criminales de lesa democracia den con sus pútridos y malolientes huesos y carnes en la cárcel, que se nos deje votar de una vez por todas la forma de estado que queremos, que se forme un gobierno de concentración nacional y emergencia que de paso a una nueva Constitución y se pueda establecer por fin la verdadera democracia, que dejen votar a los pueblos que han estado subyugados a España –permítanme- “por cojones tardo franquistamente dedocráticos”, que dejen en paz a los catalanes -y a quienes otros pueblos que conforman España- quieran votar en libertad, en fraternidad, y en igualdad, y que, de una vez por todas, España sea un estado moderno y Federal, porque la tan cacareada unidad hace aguas, como lo hizo la flota del Almirante Cervera en Cuba, pero esta vez sin ningún Honor.

Salgamos a las calles, en paz, pero en justa rebeldía, arropándonos los unos a los otros, y hagamos Historia. Gritemos: ¡Democracia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s